Precios, Salarios y Ocupación

La inflación muestra las garras

La tasa de inflación de junio refleja la incidencia de la fuerte depreciación del peso en los precios al consumidor. Aunque el traslado a precios (pass through) es, hasta ahora, bastante menor de lo verificado en experiencias anteriores, dada la política monetaria contractiva y la consecuente caída del nivel de actividad, lo cierto es que la variación de junio de 2018 ha resultado la más alta del último año.

Si bien se espera cierta desaceleración en los meses venideros, la tasa de inflación seguirá siendo elevada, por los efectos del incremento de los precios regulados ya pautados y porque todavía se espera algún traslado ulterior de la depreciación del peso a los precios. Estos efectos, no obstante, estarán limitados por el menor nivel de la demanda interna, derivado de una caída del salario real y de menor empleo en el sector de la construcción por la desaceleración de la obra pública.