Actividad

Ya hay más brotes verdes

En 2016 los indicadores de actividad no repuntaron. Con algunas excepciones (la venta de autos en el mercado interno que creció un 18,2% respecto de 2015 y el número de escrituras de compra-venta que creció un 17,5%), la actividad económica no logró despegar y el tan esperado repunte del segundo semestre no se concretó. Se ratificó el hecho que un ajuste de precios relativos de la magnitud que era necesario, aún hecho de manera gradual, implicaba un año sin crecimiento. Pese a que dicho ajuste todavía tiene que ser completado, ya hay señales, en particular en el sector agropecuario y en la construcción, de un repunte de la actividad para el 2017. Está claro que la magnitud de dicho repunte estará vinculado también a la situación global en la era Trump y a lo que suceda con Brasil. Por su parte, el FMI advierte en sus proyecciones macroeconómicas una menor expectativa de recuperación a corto plazo para Argentina y la región.